Páginas vistas en total

sábado, 22 de enero de 2011

LA ENTREVISTA: LOS LECTORES DE "MISTÉRIO" I.

LA ENTREVISTA: LOS LECTORES DE “MISTÉRIO” I.
SANDRA RODRÍGUEZ (La Laguna. Tenerife).

(En la Cafetería Benidorm de La Laguna. Tarde del 18-1-2011. Con un cafécortado y un té verde).

¿Qué es para ti leer?
Una parte de mi vida. Se pueden hacer muchas cosas, sobre todo cuando eres una mujer que trabaja en la calle y en casa, pero sin leer no podría estar más de dos días seguidos. Forma parte de mi relajación y mi paz. Y encima leer siempre te da cultura.

¿Qué tipo de lectura prefieres?
Soy muy abierta para eso. Leo todo lo que caiga en mis manos y despierte mi atención, aunque últimamente estoy más dedicada a la literatura de misterio.

¿Por qué el misterio?¿Te da algo que no te dé otro tipo de lectura?
Me hace vivir mucho la historia el ir descubriendo de la mano del escritor toda la trama criminal.

¿Qué autor se te viene ahora a la cabeza?
John Grisham y su libro El testamento. Me lo leí en un día; no pude soltarlo.

¿Qué es lo básico que le pides a una novela de misterio?
Que la trama se vaya desarrollando poco a poco, que te cree esa inquietud que te atrapa hasta el final.

¿Te gusta el cine “de misterio” o es para ti otra cosa muy distinta de la literatura?
No me gusta especialmente. Prefiero la literatura, la palabra escrita.

¿Se puede decir que descubriste la lectura con un escritor en particular?
García Márquez. Y de ahí en adelante, de lo más variado, desde Lucía Etxebarria hasta Vázquez Figueroa.

¿Qué has descubierto últimamente en literatura de misterio?
Juan Madrid me ha fascinado. José Luis Correa también. Me atrapa sobre todo lo detectivesco.

¿O sea, que entre protogonista policía o detective...?
El detective. Que se mete en más problemas y a veces recibe todas las tortas. Tiene también que saltarse las reglas. Es más humano.

¿Conservas los libros?
Siempre. Para mí es muy importante tener mi biblioteca bien ordenada. Y me gusta mirarlos. Les tengo un gran respeto a los libros, los cuido mucho: que no tengan páginas dobladas, que no se estropeen… Y los conservo todos.

¿Prestas libros?
No suelo. Te arriesgas a que esa persona no los cuide y a que se le olvide que se los prestaste. Los hijos no se prestan (risas).

¿Háblame de algunos de esos libros que tan bien cuidas?
Los de Camilla Läckberg o Arnaldur Indriðason, que tienen tramas muy bien construidas, te meten mucho en la historia. Los del canario Alexis Ravelo, que te hace vivir las historias. “El coleccionista de niños”, de Stuart MacBride, que tiene un título macabro, y sin embargo tiene un valor dramático muy alto en su desarrollo.

¿Y Agatha Christie, la “reina del crimen”?
La verdad es que no la había leído hasta que empecé a comprar en Mistério. Me gusta mucho Mrs. Marple, su insistencia femenina hasta llegar a descubrir lo que ocurre. Pero, por seguir hablando de mujeres, una autora que ya me gustaba mucho es Mary Higgins Clark, y me gusta por su sencillez.

¿Valoras lo sencillo en este tipo de literatura?
Sí, mucho. No me gusta la complejidad en la expresión en las novelas de misterio; me gusta que sean directas y fáciles de entender.

¿Cuál es el último libro que te has leído?
Uno de González Ledesma, un “clásico” español: Una novela de barrio.

¿Y ahora mismo cuál estás leyendo?
Ira Dei [novela de crímenes que se desarrolla en La Laguna]. He empezado hoy mismo y ya voy por el capítulo ocho. Que por cierto, hace que te dé miedo pensar que tengas que pasar de noche por ciertas calles de La Laguna.

¿Conocer el sitio donde se desarrolla la trama tiene para ti como lectora un valor añadido?
Sin duda. Porque te puedes ir situando, y te metes más. Me pasa con Las Palmas de Correa también, porque encima sus personajes son muy cercanos. A veces me siento como si fuera uno de ellos, la secretaria, por ejemplo. Y ese abuelo que tiene el detective…

¿Compras libros de manera fija o cuando se presenta la oportunidad?
Guardo siempre una suma más o menos fija todo los meses, sobre todo para comprar en Mistério. Además allí te recomiendan libros o te piden sin problema uno que estés buscando. Y ese aroma a té tan rico…

¿Qué libro no se ha escrito que te gustaría que se escribiera?
La novela negra de mi vida (sonrisa). Todos tenemos una intriga en la vida.

¿Qué papel te reservarías?
Comisario jefe. Y si aparece un detective le haría la puñeta un poco, pero lo dejaría investigar.

¿Relacionas el té con la novela negra?
Pues sí. Esas tardes de invierno con frío y neblina sentadita en el sillón de casa leyendo y tomándote un tecito caliente.

Recomienda un libro.
Ira Dei. Sin necesidad de terminarlo. Hay que darles valor a los escritores canarios. Si saben escribir, como en el caso de Gambín, hay que hablar bien de ellos para que tengan más salida.

Un libro de misterio que te haya aburrido.
Uno que no voy a decir porque me dijeron que era “novela negra” y nada de nada. El final era insulso.

¿Has echado de menos alguna pregunta?¿Añadirías algo?
No, solo darte las gracias.

A ti de parte de “Mistério” por haber aceptado ser la primera en esta sección.